Connect with us

OPINIÓN

El PRI de Aguascalientes y su larga transición

Publicado

el

Los partidos políticos históricamente en México han tenido dos posiciones fundamentales:  en el poder y fuera del poder. Los partidos en el poder no deben confundirse con el gobierno aun cuando sus militantes sean quienes lo ejerzan. Los partidos en el poder no forman parte del aparato gubernativo del Estado, ni es una dependencia oficial del partido, a excepción hecha de las dictaduras del partido único en el que las estructuras de este y del gobierno se confunden en todos los niveles.

Los partidos políticos siempre son intermediarios entre el gobierno y los gobernados, y tienen la misión de recoger, encauzar, dar coherencia y enriquecer las aspiraciones populares muchas veces borrosas e incoherentes y ponerlas en evidencia ante el poder.

Para que exista un partido político, deben reunirse tres elementos fundamentales: una ideología política, un plan de gobierno y una organización permanente establecida a una escala nacional o local.

Pero la parte fundamental de un partido político es su desempeño fuera del poder, tiempo en el cual debe reestructurar sus plataformas y propuestas políticas, cuidar y reformar sus cuadros políticos, pero sobre todo debe ser contrapeso de las acciones gubernamentales y políticas que se contrapongan a sus propuestas políticas.

Sin embargo, en Aguascalientes el Partido Revolucionario Institucional ha tenido una larga transición en la última década, desde su regreso al poder en el estado en el 2010 a la fecha 2021, ha tenido a siete presidentes del comité directivo estatal, desde Isidoro Armendáriz, Guadalupe Ortega, Paco Guel, Norma Esparza, Enrique Juárez, Herminio Ventura hasta elactual delegado-presidente Antonio Lugo; en consecuencia si dividimos los últimos 10 años entre el número de presidentes que han transitado por el CDE tocarían fríamente de 1.4 años por dirigente, quizá este número no representa realmente su tiempo de funciones; pero sí representa lainestabilidad que genera el cambio constante en la administración de una institución política, ¿qué plan electoral se puede construir en tan poco tiempo?, ¿qué seguimiento al trabajo de sus militantes se puede dar con tantos cambios?, ¿qué imagen pública genera a la ciudadanía?, muchas preguntas surgen después de ver como el partido de México se volvió poco atractivo para los ciudadanos de Aguascalientes. ¿Será que la inestabilidad político-administrativa sea el quiebre en estos últimos años?

Bien señala el politólogo Bruce Bueno de Mesquita en su libro “El manual del dictador”, las instituciones o entidades no tienen intereses propios, son los individuos que forman parte de las instituciones las que crean sus propios intereses. ¿Cuáles serán los próximos objetivos e intereses del Revolucionario Institucional en Aguascalientes?

A lo inmediato el reto debe ser la vuelta al relevo generacional de sus actores políticos, agregando seis ingredientes: 1.- Primero dentro y luego fuera. 2.- La construcción de confianza al interior de la institución; la confianza es el elemento principal del trabajo en equipo. 3.-El establecimiento de objetivos comunes, para que los trabajadores y sus militantes puedan perseguir las mismas metas, conocer los mismos objetivos, para así poderlos cumplir. 4.-Crear un sentido de pertenencia, pues históricamente los seres humanos necesitamos sentirnos parte de algo y el factor más poderoso en la creación de equipos de trabajo es el desarrollo de una identidad común. 5.-Involucrar a sus miembros en la toma decisiones. 6.-Generar empatía, pues es muy fácil criticar y subestimar el trabajo de los demás, cuando no se conoce a fondo lo ejecutado. Le empatía nos lleva al triunfo a todos.

Suena muy sencillo ¿no?… habrá que hacerlo. 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *