Connect with us

OPINIÓN

Libertad de expresión y “corrientes políticas”

Publicado

el

Gozar de la libertad de expresión es un derecho universal establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, vital para el ejercicio pleno de la democracia, en el que se garantiza que todos los ciudadanos tenemos el derecho a la libertad de opinión y expresión en todas sus modalidades, que ahora tiene mayor difusión gracias al desarrollo y al alcance que tienen las plataformas digitales. Sin embargo, la libertad de expresión siempre ha sido objeto de amenazas y violaciones.

Ahora los ciudadanos podemos conocer con mayor facilidad lo que sucede en cualquier lugar, tenemos acceso tanto a la información emitida por los gobiernos, la prensa local, internacional, líderes de opinión, así como a conocer la opinión que los ciudadanos tienen sobre ciertos acontecimientos y del mismo modo podemos emitir nuestras ideas a través de las distintas plataformas digitales.

Los ciudadanos gozamos de mayor libertad para acceder y emitir nuestras opiniones, sin embargo, este derecho puede verse amenazado por distintas cuestiones, como la censura, o bien, limitar que los extranjeros opinen sobre temas que aquejan a una nación en específico.

En el caso de los medios de comunicación y tal como lo menciona, Joaquín Sotelo González en su libro: Medios de comunicación en América Latina: Entre el mercado y la política”, en Latinoamérica se localizan algunas de las regiones más peligrosas del mundo para el ejercicio del periodismo, ya sea por el papel de los carteles del narcotráfico así como por el papel de los gobiernos en turno.

En cuanto a México, la Organización Reporteros sin Fronteras lo calificó como el país sin guerra más peligroso para ejercer el periodismo, sólo por detrás de Afganistán y Siria. México ocupó el penoso lugar 144 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019.

A su vez, también distintos activistas, se han visto afectados por alzar la voz en defensa de sus derechos y tanto ellos como los periodistas son estigmatizados, violentados, despedidos, desplazados de manera forzada, desaparecidos o asesinados. Actualmente en el país, hay una crisis de libertad de expresión, ya que las autoridades mexicanas coartan esta libertad y mucho menos garantizan la protección de quienes ejercen este derecho.

Respecto a esta crisis de libertad de expresión, ahora podemos ver que muchos líderes de opinión a lo largo del tiempo se han visto afectados por el ejercicio de este derecho, muchos de ellos han sido despedidos por exponer casos controversiales. En su momento Carmen Aristegui fue despedida de MVS porque junto a su equipo dio a conocer el caso conocido como la “Casa Blanca”.

Sin embargo, es importante cuestionarnos qué tipo de libertad de expresión, sobre todo en los medios de comunicación, podemos tener si estos dependen en gran medida de las aportaciones, directas o indirectas, por parte de los gobiernos.

En este caso, los medios de comunicación se convierten en entidades con un poder de manipulación casi total sobre la audiencia, por ello, en gran medida, se ven obligados a exponer noticias o artículos de opinión a modo del gobierno en turno. 

También hay que tener en cuenta que ciertos medios de comunicación actúan según los intereses de algunos grupos de poder, en este caso hay algunos medios que podrían dar la impresión de mostrar cierto grado de nivel crítico.

Regresando al impacto positivo que las redes de información han tenido en la libertad de expresión, está que tenemos mayor facilidad para emitir nuestras opiniones, es notable la participación de todos los ciudadanos, en la palabra escrita, pero esto no debe quedar ahí, ya que lo principal es poner ciertos temas sobre la mesa para que sean generadores de cambio y construir una mejor sociedad, en lo económico, social y político. Es exponer, exigir y actuar.

Joaquín Sotelo González en su libro Medios de comunicación en América Latina: Entre el mercado y la política menciona que la libertad de expresión sufre un verdadero atentado, ya que las leyes están diseñadas con el objetivo de asegurarse que la comunicación quede en manos de grupos afines a ciertas corrientes.

Podemos decir que a lo largo del tiempo hemos ganado bastantes luchas para ejercer este derecho, aunque ahora más que nunca, sobre todo, periodistas o activistas, están más expuestos a ser susceptibles a ser violentados por su labor, por ello como ciudadanos tenemos que exigir el respeto a su trabajo, a través de la creación de leyes que castiguen a quienes violenten este derecho y que se proteja a quienes expongan y defiendan estas ideas.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *